Wikia

Wiki Hidrografia de la cuenca del plata

Rios que la componen- Afluentes

Comentarios0
6páginas en el wiki


Afluentes

Rios parana.jpg
Cuenca del río Paraná

La cuenca del río Paraná es la de mayor superficie (1.510.000 km²) y el río, nacido de la unión de los ríos Paranaiba y Grande, es, a la vez, el curso más largo: 2.570 km. Si se le suman los 1.200 km del río Paranaiba, la longitud total asciende a 3.740 km. Desde su nacimiento hasta la desembocadura pueden diferenciarse tres tramos: el superior o Alto Paraná (hasta la confluencia del río Paraguay, 1.550 km), el Paraná Medio (722 km) hasta la ciudad de Diamante, y el Paraná inferior o Delta (hasta la confluencia con el río Uruguay, 298 km).

El Alto Paraná

El punto clave en el curso del Alto Paraná —en el que recibe, por la margen izquierda, al último de sus grandes tributarios, el Iguazú, que se vierte en él después de recorrer 1.320 km bajando desde la Sierra del Mar con rumbo este-oeste, junto el Tieté— integra el grupo de las grandes vías fluviales que permitieron la expansión de la colonización portuguesa a expensas de los dominios hispánicos.

El Alto Paraná es un río de meseta que corre encajonado entre abruptas barrancas labradas en las coladas de meláfiros (rocas efusivas permo-carboníferas) que dan origen a la formación de rápidos, correderas y cataratas, entre las que se destacan las cataratas del Guayrá, ubicadas 193 km aguas arriba de la afluencia del Iguazú. Sobre su margen derecha se localiza el territorio del Paraguay y sobre su margen izquierda se localizan los territorios de Brasil primero y Argentina después.

Aguas arriba de Corpus, donde el lecho rocoso se halla a solo 5,50 m de profundidad, el Alto Paraná tiene profundidad suficiente para la navegación de regular calado hasta Puerto Méndez, en Brasil. En Puerto Iguazú, el último de los puertos argentinos, donde el hidrómetro marca con frecuencia alturas superiores a los 20 m, el ahondamiento del cauce por el volumen de aguas que arrastra ha sido más intenso que el de sus afluentes, de modo que éstos forman saltos de diferente magnitud antes de desaguar en él.

El caso más notorio es el del río Iguazú, por el ensanchamiento del cauce aguas arriba de las cataratas que llevan su nombre, pues éstas son incapaces de absorber a través de la Garganta del Diablo todo su caudal; de esta manera, se origina un hemiciclo de derrames de 2,7 km de longitud (de los cuales 2,1 corresponden a Argentina) que vierten hacia el estrecho valle de no más de 100 m de ancho por el que, a través de un trayecto de 28 km, el Iguazú se vuelca al Paraná. Esta es la consecuencia de la erosión diferencial de cuatro tipos distintos de saltos, tres de ellos salvados mediante dos escalones en basalto muy resistente a la erosión, en tanto el cuarto tipo, correspondiente al Salto Unión, presenta una escarpa basáltica de un material menos compacto, esponjoso y por ende más desgastable, asentada sobre arenisca triásica de Botuc, que facilita la erosión en la base y el efecto retrocedente que alarga la Garganta del Diablo, cuya extensión se acrecienta cada día.

La caída de agua forma dos bucles, uno que erosiona el pie de la catarata y otro que se pulveriza y eleva en forma de nube, originando el frecuente espectáculo del arco iris con la luz del sol. Esta garganta, enmarcada entre paredes de más de 60 m de altura y menos de 100 m de ancho, solo es navegable en los 20 km finales. Aguas arriba de las cataratas el caudaloso Iguazú, que a lo largo de 115 km es frontera entre la Argentina y Brasil, ve interrumpida su navegabilidad por la presencia de correderas y el ensanchamiento del cauce, que diminuye su profundidad. Estos obstáculos fueron los que impulsaron a Álvar Núñez Cabeza de Vaca, el primero que exploró este río, a continuar su trayecto por tierra, descubriendo las cataratas en 1542.

El río Iguazú recibe un pequeño tributario, el San Antonio, río fronterizo cuyo curso sinuoso puede seguirse por el vivo contraste que presenta la ocupación humana a una y otra margen: desmontada y densamente poblada la del Brasil, despoblada y con el bosque casi virgen la de la Argentina, donde en las estribaciones de la sierra de la Victoria se desarrolla el Parque Nacional Iguazú.

La alta pluviosidad de esta zona da origen a incontables ríos y arroyos de curso meandroso, identificables solo en los casos en que el desmonte ha facilitado la erosión hídrica, dejando al descubierto los faldeos desnudos, pues el resto de estos cursos de agua quedan ocultos bajo el espeso manto de la selva desarrollado en este ambiente subtropical.

El Alto Paraná y el Iguazú se caracterizaban como ríos de meseta, por el tono claro de sus aguas, pero la intensificación del desmonte, la frecuente roturación de los suelos por la expansión agrícola y el aceleramiento de la erosión han contribuido a que tengan en el presente un color acentuadamente rojizo debido a los materiales que llevan en suspensión. Contrastan, por ejemplo, con los tonos más oscuros de las decantadas aguas del río Acaray, que en territorio paraguayo han sido represadas a pocos kilómetros de su desembocadura en el Alto Paraná para la producción de energía hidroeléctrica cuyo principal mercado, en 1973, era la provincia de Misiones.

Desde 1973 el curso del Alto Paraná ha sido desviado con motivo de la construcción de la presa brasileño-paraguaya de Itaipú, incrementándose también en forma explosiva la población de Foz de Iguazú. Esta obra provoca considerables cambios en el régimen del río como consecuencia de las exigencias del funcionamiento de las turbinas de la central hidroeléctrica, lo que incide sobre los proyectos técnicos elaborados por la Argentina y Paraguay para los aprovechamientos de Corpus y Apipé-Yaciretá.

También la vida del río podría ser alterada si muchos de sus peces no encuentran ya las condiciones propicias para su existencia, en tanto otros ejemplares de la fauna fluvial podrían ver que se amplía su hábitat, entre ellos el vector de la esquistosomiasis (que habita en las aguas someras de lento encurrimiento), flagelo que ya aflige al Brasil.

El Alto Paraná posee un clima tropical con precipitaciones concentradas en los meses de verano, que establecen el régimen del río hasta su desagüe en el río de La Plata, con predominio de caudales de verano-otoño. Las lluvias de la alta cuenca, que se producen de diciembre a abril, con un máximo en febrero, derraman los mayores montos en las nacientes del río Tieté, en la Serra do Mar, donde supera los 4000 mm anuales. El Alto Paraná discurre por un lecho tortuoso y de ancho variable, que presenta los caracteres de un río de meseta, con variación de amplitudes desde la angostura de la garganta de Jupiá, hasta el remanso que precede a los saltos de Guayrá, donde el lecho se expande a 4 km de ancho.

Responsables en parte de estas variaciones son los mantos de basalto que propician en el lecho la formación de valles estrechos, rápidos y cascadas, entre las que descuellan las cataratas del Guayrá o Sete Quedas, descubiertas por Irala y que han desaparecido por la construcción de la represa. Sus caídas estrepitosas provocaban la pulverización del agua, que formaba densas nieblas al tiempo que labraba por erosión retrocedente sucesivos peldaños de 40 m de altura, en la gran columna basáltica de la sierra de Amanbay que atraviesa el curso superior del río, y originaban la profundización y el estrechamiento del cauce. En territorio brasileño el Paraná recibe afluentes de importancia que proceden de las sierras costeras: Tieté, Paraná Panema, Ivaí e Iguazú, que establece en su tramo final el límite internacional argentino-brasileño, formando las cataratas homónimas unos 28 km antes de su desembocadura.

El Iguazú (vocablo que significa "agua grande") posee una longitud de 1.320 km, y una cuenca de alimentación de 62.000 km²; es uno de los afluentes más largos que tiene el río Paraná en el Brasil, al que pertenecen 1.205 km. Nace en el planalto paranaense, a 900 msnm, y cruza una región tropical que recibe un promedio de 1.400 mm anuales de precipitaciones. Al desembocar en el Paraná corta por erosión retrocedente los derrames basálticos, formando un conjunto de cascadas de gran magnitud, conocidas como Cataratas del Iguazú o Santa María, descubiertas en 1542 por el Adelantado Álvar Núñez Cabeza de Vaca, en su itinerario desde Santa Catalina a Asunción. La longitud de la línea de cresta de los saltos alcanza a 2.700 m, de los cuales 600 m pertenecen al Brasil. Su origen se vincula al largo cañón labrado por el río Paraná, profundamente encajado en los mantos de basalto desde Posadas a Guayrá. Su intensa erosión retrocedente dejó a su afluentes, y entre ellos al Iguazú, corriendo a un nivel superior, obligándolos a volcar sus aguas al colector por medio de saltos. Distintos tipos de caídas de agua tallan el perfil rocoso, con ritmos más o menos veloces, entre las que descuellan el Salto Unión Americana por precipitar la máxima corriente del río a la Garganta del Diablo, dividida en dos partes por el límite internacional.

Aguas abajo de su confluencia con el Iguazú el encajamiento lineal del Paraná también origina saltos en sus afluentes misioneros. Entre ellos se destaca por su extensión el arroyo Uruguay o Marambas y otros de menor longitud (Aguaray Guazú, Piray Guazú, Paranay Guazú, Cuñapirú, Yabebiry, etc.) y el Itaembé, que sirve de límite entre las provincias de Misiones y Corrientes. Esta característica de los ríos, cuyos lechos forman saltos rápidos y correderas, los hace aptos para la producción de energía, aunque limita su navegabilidad. Las obras realizadas por Brasil en el Alto Paraná comprometen la posibilidad de otros aprovechamientos energéticos del río, ya que cualquier alteración artificial que se provoque en una de sus partes influye inexorablemente sobre el resto del sistema, situación que se torna estratégica por tratarse de un río de curso sucesivo y soberanía compartida.

Las grandes represas construidas y proyectadas por Brasil en su territorio (Jupiá, Ilha Solteria, Itaipú y otras) pueden ejercer un papel beneficioso como reguladores del flujo de agua durante todo el año, pero su contaminación amenaza provocar graves daños a las áreas cercanas a "la desembocadura de la Cuenca del Plata", como consecuencia de que la gran cantidad de energía hidroeléctrica producida se destina a numerosos proyectos industriales para la región centro sur de ese país que generarán fuertes concentraciones de población y afluentes urbanos e industriales contaminantes; por otra parte, ya se han detectado residuos, principalmente pesticidas provenientes de la zona de expansión de la frontera agropecuaria del Brasil.

Otro factor de preocupación es la propagación, hacia toda el área de la cuenca, de la esquistosomiasis, enfermedad transmitida por ciertos caracoles (caramujo) y peces (moncholos - Pimelodus albicans) que proliferan, en especial, en la aguas lénticas, por lo que las zonas de lento escurrimiento de las represas artificiales se convierten en su hábitat. Otro elemento de perturbación es la intensificación del proceso de acumulación de sedimentos en los embalses de capacidad limitada ocasionada por la erosión hídrica y acentuado por la pérdida de la masa boscosa y las praderas de la alta cuenca, que mantenían las aguas de los ríos límpidas y sin sedimentos.

El manto de basaltos que obstruyó el curso del Alto Paraná dio origen a los llamados rápidos de Apipé, a la vez que se formaban varios brazos que rodean las islas de Ibicuy, Talavera, Apipé y otras, entre las que se destaca la de Yaciretá con 415 km², que emerge de las aguas cubierta de árboles y pastos graminosos con una altura que impide su inundación. El proyecto de aprovechamiento múltiple mediante las obras del complejo Apipé-Yaciretá acordado con Paraguay provoca un fuerte impacto sobre el albardón ribereño, con gran expansión de la zona inundada especialmente sobre la margen paraguaya y aun sobre el área de derrames del río en los Esteros del Iberá, a través de la zanja de trasvasamiento de caudales de San Miguel, con obras de regulación que permitirán el aprovechamiento de los caudales excedentes y la recuperación de casi tres millones de hectáreas aptas para la agricultura.

Las características del río Paraguay, tanto por el brusco cambio de rumbo como por la magnitud de los caudales que aporta, siendo estos colectados en una cuenca apenas inferior a la del Paraná, a la que llegan aportes desde los relieves andinos, le otorgan características son trchomchom

El Paraná Medio

Hasta Diamante se extiende el Paraná Medio a lo largo de aproximadamente 60 km, con diferencias estructurales en ambas márgenes; el valle es más estrecho que aguas abajo y, por ende, está sujeto con mayor intensidad a los efectos de las crecientes que invaden islas y terrazas fluviales. Recibe escasos afluentes que derramen sus caudales especialmente del lado correntino con rumbo noreste-sudoeste; los más importantes son los ríos Santa Lucía, Corrientes y Guayquiraró, este último, límite natural entre las provincias de Corrientes y Entre Ríos.

Por la escasa profundidad del lecho, la navegación de este tramo del Paraná se halla restringida a naves de cabotaje, pero su desnivel de 34 m ha llevado a Agua y Energía Eléctrica a formular el proyecto de aprovechamiento energético del Paraná Medio, cuya construcción modificará la dinámica hídrica al inundar el valle en su totalidad produciendo un impacto no evaluado aún. Entre los beneficios secundarios que se podrán obtener cuentan los derivados de la formación de los espejos de agua por la construcción de las represas, que superarán 1.300.000 ha, las que se constituirán en hábitat propicio para el desarrollo de camalotales —plantas acuáticas que producen biomasa renovable apta para la generación de energía química en forma de gas metano— y residuos semisólidos ricos en componentes nitrogenados utilizables en el acondicionamiento y fertilización de los suelos.

Desde la confluencia con el Paraguay, el Paraná controla su curso a través de una falla cuyo labio levantado corresponde a la margen izquierda. Su permanente proceso de erosión socava la base de la barranca a causa del ensanchamiento del cauce requerido por el proceso permanente del deltificación interna. La profusión de islas de carácter deltaico, implantadas en el lecho del río, impulsa la formación de riachos laterales —denominados "saladillos"— que acompañan al curso principal del río. Los procesos de sedimentación y erosión lateral del cauce ocasionan inconvenientes para la navegación y para las construcciones ubicadas sobre las barrancas. Al norte de la ciudad de Santa Fe se localiza una importante cuenca lacustre, de contorno irregular, que presenta tres sectores, las lagunas San Pedro, Leyes y Setúbal, a la cual concurren los ríos Saladillo, Dulce y Amargo.

En el paraje Las Cuatro Bocas recibe las aguas del Salado Norte (o: Pasaje-Juramento-Salado), de curso interprovincial (1.500 km), cuya cuenca cubre 247.000 km². Sus aguas constituyen un recurso de valor estratégico para las provincias que atraviesa. Sus numerosos afluentes captan corrientes desde los nevados del borde de la Puna que integra el río Las Conchas Guachipas (Calchaquí-Santa María), cuyos recorridos reciben diferentes denominaciones y presentan en sus cursos sucesivos fenómenos de captura por erosión retrocedente.

Ello da a la cuenca superior del Salado un raro diseño, con pronunciados cambios de rumbo, como en el caso de la quebrada de Las Conchas-Guachipas (en los Valles Calchaquíes), cuya confluencia con el río Lerma da nacimiento al curso del Pasaje o Juramento que, al entrar en la provincia de Santiago del Estero, recibe finalmente el nombre de Salado del Norte. Sus caudales, incrementados con el aporte de las precipitaciones, se ven fuertemente disminuidos por los usos económicos del agua para irrigación y por las pérdidas por evaporación e infiltración, que determinan pronunciadas variaciones entre diferentes tramos de su curso. Así, en El Arenal se registra un caudal medio de 20,8 m³/s mientras que, en Suncho Corral, aguas abajo de los aprovechamientos del embalse Los Figueroas, disminuye a 15,73 m³/s.

El Bajo Paraná

El Paraná finalmente desemboca en el Río de la Plata. No muy lejos de su desembocadura se encuentra la isla Martín García. Esta isla —un promontorio rocoso de sólo 2 km² de superficie, formada por afloramiento del basamento cristalino a sólo 4 km de la costa uruguaya— controla la circulación del Canal del Infierno, que da acceso al río Uruguay y a la más caudalosa de las 14 bocas por las que desagua el Paraná, y ocupa una posición estratégica. Por este motivo ha sido objeto constante de la apetencia del Brasil que, si bien no pudo lograr su dominio efectivo —pese a haber intentado algunas veces su ocupación— sí ha triunfado al consignarse en el artículo 45 del Tratado del Río de la Plata, firmado por Argentina y Uruguay en 1973, que la isla sea desmilitarizada y destinada a uso exclusivo de reserva natural, bajo jurisdicción de la República Argentina.

El río Uruguay es arrinconado contra la banda oriental por el voluminoso aporte sedimentario transportado por el Paraná, que no solo forma un espacioso delta que avanza a razón de 70 a 90 m por año sino también la Playa Honda o Placer de las Palmas. La pluma que diseñan estos materiales puede apreciarse claramente por los contrastes de color. Del mismo modo diferencias de textura permiten distinguir la isla de Martín García de las otras islas sedimentarias que han ido formándose en su vecindad.

El Río de la Plata ocupa una amplia cubeta enmarcada por la líneas de falla del Uruguay, el Paraná Guazú y el Paraná de las Palmas, que constituyó por mucho tiempo la principal vía navegable en la que se fundaron puertos como los de Campana y Zárate, este último de importancia crucial por constituir la cabeza de puente del ferrobarco que vinculaba a la costa pampeana con Puerto Ibicuy, en Entre Ríos. En el año 1973 el cauce estaba prácticamente obliterado por los sedimentos y el tránsito de ultramar era derivado al Paraná Bravo. En la actualidad el dragado del canal Mitre ha reactivado el tránsito por el Paraná de las Palmas y el puente Zárate-Brazo Largo ha relevado al viejo ferrobarco. El Río de la Plata se caracteriza por la existencia de un delta subfluvial (Delta del Paraná), probablemente fruto de un delta decapitado durante la ingresión marina del Querandinense.

Numerosos esteros y bañados jalonan su curso (Pellegrini, Figueroa, Añatuya), cegado por los materiales fangosos que el río arrastra durante las crecientes y cuya acumulación en el lecho ha provocado los desplazamientos horizontales del curso en busca de una mayor pendiente.

El segundo afluente de importancia a este tramo es el río Carcarañá , formado por los ríos Tercero y Cuarto, provenientes de la zona montañosa (Sierras de Córdoba) y cuya cuenca imbrífera abarca aproximadamente 48.000 km². El río Tercero nace en la sierra de Comechingones y en su cuenca superior recibe numerosos afluentes que se nutren de las precipitaciones de área montañosa (600 a 1000 mm anuales), otorgándole al curso principal grandes volúmenes de agua disponibles —con un caudal medio de 27,17 m³/s— para propósitos múltiples (energía, riego y control de crecientes). Los ríos San Miguel, Santa Rosa, Grande, de la Cruz y otros drenan aguas claras hacia el río Tercero, que corta con curso antecedente el cordón de la Sierra Chica.

El río Cuarto vuelca al Tercero las aguas de un conjunto de drenajes que descienden de la sierra de Comechingones, transformándose en un río de llanura al norte de la ciudad de Río Cuarto, originando una zona de bañados en la proximidad de La Carlota en la que sus aguas se salinizan tomando el nombre de Saladillo.

En su tramo Inferior el río Paraná discurre dividido en varios brazos anastomosados entre sí hasta su confluencia con el río Uruguay. El Delta del Paraná, con 14.000 km², se extiende a partir de la ciudad de Diamante. Con una longitud de 320 km y un ancho variable —18 km frente a Baradero y más de 60 km entre los ríos Luján y Gutiérrez— representa la más colosal manifestación del acarreo de sedimentos de la cuenca. Se halla profundamente influido por las crecidas desfasadas del río Uruguay, el régimen mareológico y, particularmente, por los procesos atmosféricos de sudestada, que provocan grandes inundaciones sobre el Bajo Delta.

A la altura del puerto de Baradero el río Paraná se divide en dos cursos, el Paraná de las Palmas al Oeste y el Paraná Guazú al Este, que abrazan la red anastomósica de canales. El sistema de fallas de rumbo norte-sur que atraviesan la provincia de Entre Ríos controla la dirección de los principales ríos que vuelcan en el curso inferior del Paraná — Nogoyá, Gualeguay y Paranacito —, los que que organizan una compleja red hídrica cuyas aguas, sujetas a crecientes extraordinarias de graves consecuencias para la población, son aprovechadas con tajamares que aseguran su acopio en la época estival. Por la margen derecha el Paraná recibe en el ámbito de la provincia de Buenos Aires una serie de ríos y arroyos que desaguan la pampa ondulada: son el Ramallo, el Tala, el Arrecifes, el Areco y el Luján.

Cuenca del río Paraguay

El río Paraguay tiene sus cabeceras en la meseta de Mato Grosso, al sur de la Chapada de Parecis, a 3.000 msnm, y recorre 2.600 km antes de desembocar en el Paraná. Es la principal vía de acceso para los países mediterráneos del sistema del Plata (Bolivia y Paraguay) y ocupa una vasta cuenca de 1.095.000 km². Con exclusión de sus cabeceras, su curso atraviesa una vasta llanura de escasa pendiente, con grandes planos de inundación, entre los que se destaca por su magnitud e influencia en el régimen de la cuenca la extensa depresión del Pantanal de Xarayes (60.000 km²), que retiene durante dos o tres meses las aguas de las crecientes, provocadas en su curso alto por las abundantes lluvias estivales. De este modo, la onda de creciente llega al tramo inferior del Paraguay entre mayo y junio. Precisamente la presencia de los bañados asegura su régimen permanente, caracterizado por la regularidad, con máximos caudales en invierno y estiaje estival y un caudal medio anual de 5.000 m³/s. En sus tramos medio e inferior el río Paraguay divide dos regiones morfológicamente diferenciadas: al este la zona montañosa —que constituye el reborde oriental de la meseta de Brasilia— y al oeste la llanura chaqueña —surcada por ríos de caudal marcadamente estacional de origen local, excepto el Pilcomayo y el Bermejo, que le aportan gran cantidad de sedimentos, en especial el segundo, que transporta anualmente 100 millones de toneladas de sólidos en suspensión—, provenientes de la Cordillera de los Andes.

La desembocadura en el río Paraná

Al desembocar en el Paraná, el Paraguay produce un "remanso", ocasionado por el movimiento de hélice o voluta de las aguas del Paraná, y vierte sus aguas por tres brazos, Humaitá, Atajo y Paso de la Patria, donde se advierte el contraste de color entre las aguas claras del alto Paraná y las rojizas del Paraguay producto de la descarga de sedimentos del rio Bermejo, que ponen en evidencia la significativa importancia de la erosión hídrica en la cuenca que amenaza la productividad de los suelos y desencadena procesos de sedimentación que hacen peligrar los aprovechamientos hidroeléctricos y las vías de comunicación fluvial. La ampliación de la frontera agrícola a expensas de bosque y la falta de prácticas conservacionistas facilitan la erosión hídrica.

Los afluentes del río Paraguay

El nombre del río Pilcomayo es de origen quechua (pisku - mayu) y significa: pisku= pájaros, mayu= río " es decir "río de los pájaros". Su curso compartido por tres países (Argentina, Bolivia y Paraguay) es inconstante, sujeto a las grandes variaciones de caudal que han dilatado la dilucidación de las cuestiones fronterizas entre Argentina y Paraguay. Nace en las estribaciones de la cordillera de los Frailes (Bolivia) y capta los derrames de un amplio frente andino alimentado por el deshielo. La longitud de su curso alcanza los 1.070 km, en él pueden distinguirse cuatro secciones:

La Cuenca de Alta Montaña tiene sus fuente más austral en el río San Juan en la Argentina, pero la mayor parte de él se desarrolla en territorio de Bolivia, donde colecta la mayoría de los caudales y drena una vasta zona que recibe nevadas y lluvias de alrededor de 700 mm anuales.

El Tramo Superior recibe precipitaciones menores, es de carácter alóctono y se interna hacia el sureste en la llanura chaqueña con un cauce bien definido, pero con grandes variaciones de ancho y altura de las barrancas que lo ciñen.

El Pilcomayo Medio es un río divagante y conflictivo que alimenta numerosos esteros y bañados como el Bañado la Estrella en la Provincia de Formosa. Cuenta con diversos afluentes temporarios; uno de ellos es el río Confuso, por el que en 1927 corría la mayor parte del caudal y que en la actualidad presenta las cabeceras desecadas.

El Abanico Deltaico, de cauces cambiantes que se extiende hasta la desembocadura en el Paraguay, desangrando parte del caudal hacia el río Negro a través de El Reventón, con la subsiguiente imposibilidad de aprovechamiento para la navegación aguas abajo y con perjuicio para poblaciones como Clorinda.

Las crecientes del Pilcomayo se producen en verano y el estiaje a fines de invierno y principios de primavera, como corresponde a su régimen de alimentación pluvial. Los caudales varían en forma apreciable a lo largo de su curso, en especial en su tramo inferior, agostado por la pérdidas en los bañados por evaporación e infiltración, resultando el módulo medio de 200 m³/s (1941-1956: Hemiciclo Seco).

El río Bermejo —llamado así por el color rojizo de su aguas debido a la gran cantidad de sedimento que éstas llevan— (1.450 km) es uno de los ríos interiores de mayor potencialidad de la Argentina, con una cuenca de 133.000 km². Sus nacientes reúnen las corrientes que descienden de los contrafuertes de la cordillera Oriental. La alta cuenca del Bermejo presenta ejemplos de procesos erosivos de dimensiones extraordinarias, como el que existe en el valle de Tarija que, a la inestabilidad geológica de los depósitos cuaternarios y al régimen pluviométrico, suma una casi absoluta ausencia de tapiz vegetal y se caracteriza por el inadecuado uso agro pastoril del suelo. Aproximadamente el 34% de su superficie total se halla afectada.

En Zanja del Tigre el río Bermejo transporta un elevado monto de material en suspensión —un promedio de 64 millones de t/año entre 1945/6 y 1962/3— lo que afecta la estabilidad de los lechos fluviales, embanca los canales y colma precozmente los embalses artificiales, obligando a costosas obras de dragado en el resto del sistema fluvial platense.

Desde Bolivia, donde drena la sierra de Santa Victoria, donde nace el río Santa Rosa y la confluencia de éste, hasta las Juntas de San Antonio , donde recibe al Grande de Tarija, el Bermejo lleva la frontera internacional. Ya en territorio argentino recibe varios tributarios. Por su margen derecha recibe el Iruya, con su afluente el Pescado, el Blanco o Zenta, gran colector de las aguas del borde de la Puna. El Iruya le aporta más del 70% del material sólido que el río transporta en suspensión aguas abajo, producto de la potencia erosiva de su cauce, que socava las altas barrancas de areniscas blandas, cuya coloración justifica su nombre. La estacionalidad e intensidad de las precipitaciones en la alta cuenca (900 mm anuales), que concreta en verano la disponibilidad de agua para alimentar su trayecto alóctono, también influyen sobre el grado de erosión, en especial donde los suelos desprovistos de vegetación quedando expuestos a la corriente. A estos ríos en esa zona se suman en importancia el Pilaya, el Itiyuro y el Baritú.

Cuenca del río Uruguay

El río Uruguay, eje de circulación y frontera natural de la Argentina con el Uruguay y el Brasil, es el segundo en importancia dentro del sistema del Plata, con su amplia cuenca imbrífera que cubre aproximadamente 365.000 km². Su curso recorre 1.600 km, desde su naciente en las sierras Del Mar y General hasta su desembocadura en la confluencia con el Paraná Bravo.

Su amplia cuenca de alimentación se localiza en zonas que reciben 2000 mm anuales de lluvias en los meses de invierno y primavera, y que provocan crecientes retardadas en uno a dos mess. Aunque el régimen del río es muy irregular, pueden identificarse dos crecientes separadas por los estiajes de enero y agosto. El caudal medio anual en Concordia es de aproximadamente 4000 m³/s, aunque se han registrado caudales máximos de 17.720 m³/s (1965). En su curso son frecuentes los derrames basálticos que crean rápidos, saltos y restingas talladas por la erosión hídrica. Precisamente, 15 km al norte de Concordia la ruptura de pendiente de Salto Grande (afloramiento de meláfiros), que marca un límite para la navegación aguas arriba, se ha aprovechado para llevar a cabo el proyecto hidroelétrico homónino.

La obra del complejo Salto Grande afecta el escurrimiento y los procesos erosivos aguas abajo, regulando los caudales. Ha motivado la formación de un gran lago de embalse y la inundación y traslado de poblaciones.

Las costas del río Uruguay son diferentes. Sobre la margen izquierda posee altas barrancas —lo que también se observa en la zona de Misiones, donde forma los saltos de Moconá— pero en la zona de Corrientes y Entre Ríos son generalmente bajas. Sus principales afluentes son el Aguapey, Miriñay, Mocoretá y Gualeguaychú en la Argentina, y el río Negro en Uruguay.

Cuenca del río de la Plata

Se aprecia la desembocadura de los ríos Uruguay y Paraná. En la margen derecha destacan Buenos Aires y La Plata; en la izquierda, se aprecia Montevideo, próximo a la desembocadura del río Santa Lucía.

El río de La Plata nace de la confluencia del brazo principal del río Paraná con el río Uruguay, abriéndose en amplio estuario (35.000 km²), compartido por la república Argentina y la República Oriental del Uruguay, que desagota el extraordinario caudal de su vasta cuenca (entre 16.000 y 23.000 m³/s). Su longitud hasta la línea imaginaria que une la punta Norte del Cabo San Antonio (Argentina) con Punta del Este (Uruguay) es de 275 km, presentando un ancho variable que alcanza 40 km, entre Buenos Aires y Colonia del Sacramento, y más de 270 km en su desembocadura.

El régimen del río está influenciado por los caudales de sus dos principales tributarios y por la acción de las mareas y la participación de las típicas situaciones del tiempo: sudestadas y pamperos que empujan sus aguas respectivamente hacia la costa argentina o uruguaya.

Por la margen derecha recibe una serie de afluentes — Arroyo del Medio, Luján, Reconquista, La Matanza o Riachuelo, Maldonado, Santiago, Samborombón entre muchos otros arroyos y ríos— entre los que se destaca por su mayor extensión el Salado. Por la margen izquierda el principal afluente es el río Santa Lucía.

El Salado del Sur, típico río de llanura, traza gran cantidad de meandros que ocupan su valle plano y muy amplio con numerosas lagunas —Chañar, La Picaza, Mar Chiquita, Gómez, del Capricho, Encadenadas del este y muchas más— y tras un recorrido de 650 km, con rumbo noroeste-sudeste por la provincia de Buenos Aires, desemboca en la bahía de Samborombón, oficiando dificultosamente de desagüe para una cuenca cercana a los 40.000 km². En el pasado, su curso se hallaba unido al río Quinto —como atestiguan la serie de cañadas y depresiones que los conectan— pero actualmente constituye un emisario lacunar cuya escasa pendiente y profundidad provocan frecuentes inundaciones y desbordes en ocasión de lluvias copiosas, transformándose por ello en un río improductivo, no apto para riego, navegación o generación de energía, ni siquiera como colector eficiente de los aportes que recibe principalmente por su margen derecha —Vallimanca-Saladillo, Las Flores y Gualicho—. Una serie de obras de defensa para evitar las episódicas inundaciones, principalmente canales, articulan el drenaje de otros cursos que desaguan en la bahía de Samborombón (arroyos de los Huesos y Langueyú), aunque no han demostrado su eficacia. En mayo de 1980 la inundación desplazó casi 30.000 millones de toneladas de agua a todo lo ancho de la cuenca del Salado (7.000.000 ha), anegando centros poblados y campos, cuyo lavado y posterior salinización, y la pérdida del pastizal destinado a la cría de animales provocó ingentes daños a la población.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio